A medida que el sol se mueve por el cielo, los visitantes al Serpentine Pavilion –diseñado por Frida Escobedo– pueden sentir el paso del día, gracias a los materiales de luz y sombra, reflexión y refracción, que convierten la estructura en un reloj viviente dentro de un parque.

“Mi diseño para el Serpentine Pavilion 2018 es una reunión de inspiraciones materiales e históricas inseparables de la ciudad de Londres y la idea central de expresar el tiempo en la arquitectura mediante el uso de materiales cotidianos y formas simples”: Frida Escobedo

El diseño de Escobedo realza la reputación del Pabellón Serpentine como un espacio de encuentro y experiencia compartida, siguiendo al aclamado Pabellón 2017 de Francis Kéré que consistía en una estructura brillante y aireada, inspirada en el árbol.

Por Martha Lydia Anaya

Uno de los eventos más esperados en el calendario artístico de Londres es la presentación del Serpentine’s Summer Pavilion que justo se hace durante las primeras semanas del mes de junio con una fiesta llena de celebraciones para recibir al verano.

Lo interesante de este proyecto es que cada año se elige a un arquitecto distinto para crear una sorprendente estructura que, de manera temporal, se levanta en los jardines que rodean Serpentine Galleries en Kensington Gardens, con la intención de que la gente pueda detenerse a tomar un café o participe en las diferentes actividades que ahí se organizan.

Esta vez, es la arquitecta mexicana Frida Escobedo la encargada de diseñar el pabellón 2018 de esta importante plataforma global de experimentación arquitectónica, la cual ha presentado proyectos de los mejores arquitectos del mundo: desde Zaha Hadid en el 2000 hasta Francis Kéré en el 2017.

“Me siento emocionada, contenta y un poco nerviosa de que este pabellón nos haga sentir orgullosos a todos. El reto principal fue encontrar una manera nueva de interpretar lo que ha representado esta instalación a través de los 17 años en que se ha montado; la respuesta la encontramos en la estrategia de hablar del tiempo y de cómo se mueve la gente en el espacio”, platica Escobedo sobre las ideas básicas en que se enfocaron ella y su equipo para diseñar el proyecto.

Así, el pabellón comprende dos volúmenes rectangulares colocados en ángulo para formar un patio cerrado, la cual es una característica común de la arquitectura doméstica mexicana. El eje del patio se orienta hacia el Norte, en referencia al meridiano principal que se estableció en Greenwich en 1851. Para su construcción se usaron materiales de fabricación británica, aunque se incluye una pared hecha de una celosía de tejas de cemento que se percibe como un ‘muro perforado’ por donde pasa la luz. Detalles importantes son la parte inferior curva del techo (revestida de espejo) y una piscina triangular reflectante en el piso del pabellón que, en conjunto, crean un juego de luces y sombras a medida que el sol se mueve por el cielo.

Escobedo concluye que la experiencia de ser la primera mexicana en diseñar el Serpentine Pavilion y, además, ser la más joven de la lista entre los arquitectos que lo han montado, “es un gran honor y una gran sorpresa. Me gustaría que la gente viviera y disfrutara el paso del día y de las horas dentro de este espacio; que tuviera el tiempo de tomarse ese descanso entre interior y exterior dentro de un pabellón creado para experimentarse”.

serpentinegalleries.com

fridaescobedo.net